12 personajes de la historia de España que habría que conocer

Si en la página principal propusimos una lista de doce fechas, aquí proponemos una lista de doce nombres.

¿Quién es el protagonista de la historia?
Los reparos metodológicos son similares: la consideración del protagonismo de la historia es uno de los principales temas de la reflexión historiográfica desde muy antiguo. Inicialmente, el protagonismo de la historia recaía fuera de la propia humanidad, en Dios. Esa perspectiva, denominada providencialismo, es utilizada como justificación de las acciones de personajes y grupos concretos, eximiéndoles de la responsabilidad frente a sus contemporáneos, y remitiéndola a algo tan etéreo como "EI Jefe responde ante Dios y ante la Historia" (art. 47 del Estatuto de FET y de las JONS). La perspectiva ilustrada, en la que el hombre sale de su autoculpable minoría de edad (Kant, ¿Qué es ilustración?) pone al hombre como protagonista, pero tal consideración, para muchos historiadores, sólo sirvió para desplazar la condición divina del protagonista de una fuerza superior externa a la historia a otra interna a ella misma: los "grandes hombres" que con su "genio" modelan la realidad a su voluntad: Washington, Napoleón, Bolívar, Garibaldi o Bismark. La perspectiva del materialismo histórico de Marx minimiza el papel de los individuos y lo pone en las clases sociales, movidas por las fuerzas impersonales de la economía. Tanto la "intahistoria" de Unamuno como la "micohistoria" destacan la importancia de considerar a los personajes más anónimos. La conciencia de la injusticia busca un reequilibrio dando la "voz de los vencidos" o la "visibilización" de grupos marginados.

Cunas humildes, al nacer mecieron,
vidas que asombro de los mundos fueron:
Fernando e Isabel, ¡pecho y cabeza!,
forjaron de un Imperio la grandeza.
Colón, humilde en ambición suprema,
añadió un nuevo mundo a su diadema.
Cervantes, pobre, con virtud notoria
da a España con su pluma eterna gloria.
Velázquez, sin soberbia, al orbe inquieta
con la luz singular de su paleta;
Y Pizarro y el Cid dan los mejores
destellos de que son conquistadores.
¿Qué gloria a su ascendencia enternecida
no dieron estos hombres con su vida?
Pon el primer jalón de este camino
regalando a tu hijito un pergamino.

Este inefable poema se encuentra en el recordatorio de nacimiento que una avisada empresa fabricaba basándose en los datos del registro civil y que ofrecía a los felices padres de un recién nacido (el mío lo conservo).

No discutiré la enorme trascendencia histórica de los Reyes Católicos, Cervantes, Velázquez, Pizarro y el Cid. Tampoco de muchos otros que nos vienen a todos a la cabeza y que corresponden a los "hechos" de la lista que proponemos en la página correspondiente (los Escipiones, Recaredo, los Abderramánidas, Carlos V, cualquiera de los Felipes, Goya, Cánovas, Franco, Suárez...). Para nuestro objetivo no son demasiado útiles, porque nuestra pretensión es más modesta: encontrar personajes importantes, pero no precisamente los más ensalzados entre los "santos y héroes" con los que se pretende identificar a la juventud, como antes Don Pelayo y como ahora Rafael Casanova en alguna parte, pero que más que posiblemente fueron más decisivos que esos "padres de la patria" en cuanto a las transformaciones que protagonizaron y que nos siguen influyendo. No fueron precisamente personajes anónimos, y todos ellos tuvieron una actividad política muy activa, pero no son precisamente los que se han puesto en primera línea en los manuales escolares.


La lista de 12 nombres

Lucio Cornelio Balbo (gaditano hispano-romano)

Ziryab (introducción de la cultura oriental en Córdoba)

San Vicente Ferrer (Compromiso de Caspe y antisemitismo)

Francisco Jiménez de Cisneros (estos son mis poderes)

Melchor Rafael de Macanaz (Guerra de Sucesión y Concordato)

Agustín Argüelles (españoles, ya tenéis patria)

Javier de Burgos (división provincial)

Claudio Moyano (reforma educativa)

Miguel de Unamuno (que inventen ellos)

José Ortega y Gasset (no es eso, no es eso)

Enrique Fuentes Quintana (reformas económicas desde 1959)

Alfonso Guerra (a España no la va a conocer ni la madre que la parió)

No hay comentarios:

Publicar un comentario